LITERATURA

Literatura y vida
Por Carmen Cristina Wolf

María Zambrano, la vocación de ser

Inicio este espacio generosamente concedido por PublicARTE, en compañía de María Zambrano, a quien no quiero calificar de filósofa, como Premio Cervantes ni como nada que no sea decir que es una de las escritoras cuyo pensamiento puebla de luz mi corazón. Sólo una brevísima nota, de lo que será, tal vez, un ensayo largo y tendido que nunca terminará.
Antes de mencionar su obra, este párrafo que aparece en su “A modo de biografía” y que dice de mucho de ella: “Porque yo tengo que pensar. Entonces, no tengo más remedio que aceptar que mi verdadera condición, es decir, vocación, ha sido la de ser, no la de ser algo, sino la de pensar, la de ver, la de mirar, la de tener la paciencia sin límites que aún me dura para vivir pensando, sabiendo que no puedo hacer otra cosa (…) ” (María Zambrano, “A modo de Biografía”, en Anthropos Revista de Documentación Científica de la Cultura nº 70-71, Barcelona, marzo-abril 1978).

No obstante, una de las cualidades más notables de María Zambrano es que aunado a la seducción que ejerce en ella la vocación del pensamiento, hay una senda mística y un sentido estético que ella atraviesa siempre en su discurso. Veamos: “El hombre revela, revela algo hermoso, divino, que no es suyo tal vez, pero él lo revela y lo ofrece, lo da.” (Obra cit.)
Es extensa la obra de María Zambrano, sólo voy a citar algunos de sus libros: Pensamiento y poesía en la vida española, México, La Casa de España 1939; Filosofía y poesía, Morelia, México, Publicaciones de la Universidad Michoacana 1939, con varias reediciones; El hombre y lo divino, México 2º edición FCE 1973; Obras reunidas Primera entrega Madrid, Aguilar 1971; Delirio y destino (Los veinte años de una española) Madrid Mondadori 1989; El pensamiento vivo de Séneca, Buenos Aires, Losada 1944; La tumba de Antífona, México, Siglo XXI 1967; Obras reunidas (Primera entrega) Madrid, Aguilar 1971; Antología temática y crítica, edición preparada por Jesús Moreno, Madrid Mondadori 1989; Los Bienaventurados, Madrid ediciones Siruela 1990.
Les invito desde esta página a caminar tras las huellas de su escritura y a dialogar sobre las pasiones y aficiones de María Zambrano, una de las cuales ha sido siempre la Poesía.
“El Ser del hombre se funda en la Palabra; más la Palabra viene al ser como diálogo (…) por ser éste el acontecimiento histórico por el que viene el ser del lenguaje.Más el lenguaje primogénito es la Poesía, por ser fundación del Ser” (…) M. Heidegger “Por la poesía y poéticamente (…) es como el hombre ha vuelto habitable la tierra (…) J. D. García Bacca.
Por último, unas palabras de María Zambrano en su discurso pronunciado en la entrega del Premio Cervantes que le fuera concedido en 1988: “Don Quijote se pone en camino a la hora del alba. No podía ser de otra manera en ese personaje que padece, de manera ejemplar, el sueño de la libertad …Cervantes era así, un hombre íntegro, había nacido enamorado …”
http://literaturayvida.blogsome.com

1 comentario:

Cristi dijo...

Muchísimas gracias a Inés Muñoz Aguirre por su sensibilidad y sentido estétido, que se muestra en la distribución, fotos, diagramación y contenido del blog de PuplicARTE.
Un abrazo,
Carmen Cristina Wolf