CARTELERA TEATRAL CARAQUEÑA JULIO 2010

 POR CARLOS HERRERA

Desde una óptica acotada como puede ser la de quien suscribe, uno de los mejores indicativos de la salud materia de arte y espectáculos (danza, teatro, música, exposiciones, conferencias, recitales, perfomances, lecturas dramatizadas y otras manifestaciones derivadas del quehacer artistas, grupos, compañías e instituciones culturales) de una ciudad como la nuestra es cuando, por ejemplo, hacia el cierre semanal uno adquiere dos o tres medio impresos o solo se detiene a oír las secciones de comentarios de los noticieros y detallas cuanta actividad se despliega a lo largo y ancho del fin de semana.
Caracas es una ciudad cosmopolita, vibrante, pluricultural como pluriétnica; hay diversidad de colectivos que en su quehacer se ven promovidos en las marquesinas de teatros y salas no convencionales. Asimismo, acá y allá orquestas y grupos musicales deleitan al ciudadano. En momentos singulares, la danza contemporánea, el ballet o la ópera y hasta eventos de variada índole transdisciplinaria ocupan espacios que, por lo general no son propiamente teatros, anfiteatros o ámbitos cerrados aglutinados en los denominados circuitos institucionales del este o de la zona del sur oeste o lo que es en la actualidad un lugar como la Unearte (antigua sede del Ateneo de Caracas) cuya explosiva programación atrae a decenas y decenas de espectadores de forma semanal sin cotar con una los mínimos de promoción / publicidad que toda actividad artístico cultural demanda para informar al ciudadano que, con solo acercarse a su enredador puede acceder gratuitamente a un abanico de funciones que, sin exagerar supera las expectativas de sus propios programadores.

Consumir arte y cultura ya no está limitado a lo que se oferte como producto cultural para elites ni bajo el entendido de que es popular. Cada día detallamos como un segmento de la sociedad metropolitana de la Gran Caracas e, incluso de regiones cercanas a esta urbe, pueden sencillamente decidir ir del cine al teatro, a las galerías privadas o museos, sentirse que de improviso en una plaza está un grupo de música urbano o circense y casi mágicamente estar atrapado por el hecho franco y directo de ser espectador.

Ello no excluye que exista ese espectador que sabe orientar sus espacios de recreación de forma programada y prepare su agenda de eventos para el fin de semana. Mi caso, por ejemplo, por saberme un “espectador profesional en teatro” me obliga de jueves a domingo a asistir con un mínimo de tres a cinco propuestas que va de teatro infantil a adultos lo cual, si lo contabilizo al mes, puede superar con creces, hasta a un total de quince espectáculos solo en materia de teatro.
Y hay quienes manifiestan casi a gritos: “¡esta ciudad no ocurre nada en arte y espectáculos!” o, “¡cuan deprimida está la actividad teatral!” Yo, con una callada risa, me solazo sin enfrentarles y con solo una mirada casi de reto les respondo:”Mi caso es contrario; me falta tiempo para cubrir lo que está en cartelera escénica teatral, ufff!; apenas he dejado de ir a ver esto y aun apretando el acelerador se que se me quedaran fuera tales o cuales producciones”.

En fin, la Gran Caracas ofrece y peor ciego es aquel que no quiere ver. Pero la realidad expresa que esta clase de ciudad da variadas alternativas tanto pagadas como gratuitas solo hay que hacer el básico esfuerzo de buscar en los medios o salir un tanto más allá de la periferia de sus lugares de consumo para que detalle que la realidad de lo espectacular, lo artístico y cultural le podrá abrumar.

Hoy –viernes 16 de julio de 2010- me tomo la libertad de adquirir tan solo uno del espectro de impreso de alta circulación nacional con el fin de saber que se da en teatro y basto que al tomar su sección bajo el título de Escenas caí en cuenta que su antetítulo Viernes Arte, Cultura y Espectáculos ya anunciaba en esa primera página y de forma explícita un dos posibles polos de interés para lo que podría ser mi brújula como potencial necesidad de acceder a algún evento de interés masivo.

En uno de sus recuadros se indicaba: Pasarela colorista invitando al seguidor de las artes visuales a que la exposición de la artista Patricia van Dalen abrirá en la Galería La Cuadra “su Colección Primavera –verano, muestra en la que combina moda y color”; asimismo, en el recuadro de la sección del margen superior derecho, está el recuadro que dice; “Festival Caracas tomada por la danza” en el cual se indica a los amantes de esta expresión creativa del cuerpo en el espacio que “Desde ayer [jueves 15.07.2010] la celebración de Viva Nebrada comenzó a cambiar el rostro de sectores de la capital tradicionalmente caóticos. El baile hizo y seguirá haciendo el milagro”. Véase que solo dos aspectos delatan a una urbe vital en esa oferta de lo cultural, artístico y espectacular.

Sencillamente, si uno busca encuentra más. Todo ello es capaz de rebasar la mejor y más atrevida aventura de ser espectador que no solo se conforme con tal y cual género (cine, danza, plástica, moda o teatro entre los disímil) sino que, es posible que abrume ese sentido de aspirar de ver mucho más de lo que en promedio consume los fines de semana sin solo es un empedernido del cine. En mi caso personal debo dejar sentado que mis mejores expectativas solo en lo propio escénico teatral (teatro, teatro) queda en estos últimos meses realmente sobrepasada. Y mire usted amigo lector que si solo me apegase a seguir lo que este medio impreso a través de la publicidad pagada o bien por lo promocional muestra la cabeza de un iceberg de los múltiples eventos que se tiene para escoger en la ciudad. “¡Se asiste a lo que se puede dirá alguno!” otros manifiestan que “¡lo que el bolsillo permita pagar!”; lo cierto es que hay para sirios y troyanos solo en materia de géneros, estilos, formas y contenidos. Pero, realmente solo en materia de lo teatral esta ciudad ofrece como entretenimiento (y me sigo solo orientando por el mismo medio impreso del cual les comenté) escénica la actitud de unificación bajo criterio equilibrado en imagen y segmentando una cartelera teatral.

La misma, sorprende solo por la cantidad de espectáculos para niños, jóvenes y adultos. Y hay que detallar que allí faltan circuitos, salas e instituciones que por razones “x”, “y” o “z”, no se suman a este criterio de la unificación de sus ofertas sea de donde viniese. Lo que importa es que el lector / consumidor de lo específicamente teatral puede ver y detallar según su criterio socio cultural, gusto u otra expresión que hurga a ir a esto y no a aquello, lo que está suscrito dentro de las marquesinas de algunos teatros y salas de la ciudad y que, si se detalla bien, parece responder a circuitos culturales específicos en esta metrópoli.

Y soy del tipo que detalla que hay en tal o cual medio de promoción (Internet, correos electrónicos y de vez en cuando, a lo que todos siguen de forma masiva como lo es la red social facebook) a fin de tratar de armar una observación de un momento cronológico dado para prever que alternativa opto por seguir. Pero como soy animal de costumbres fijas apelo a leer lo que esta siendo retomado bajo la fórmula de la cartelera teatral (asentada en el medio impreso que empleo como referencia y que en palabras de una amiga teatrista (Profesora Carmen Jiménez) se ha asumido el concepto de “Cámara” a fin de armar y publicitar de forma equilibrada y con costos fijos) la oferta un segmento de lo que se da en partes fijas de la ciudad.

Al observar me sigue maravillando que hay un total de catorce espectáculos delimitado bajo instituciones privadas como Teatrex (que oferta por ejemplo, Éramos felices y no lo sabíamos (monólogo humorístico); Hembras, Mito y Café (recopilación de textos); Apostando a Elisa (Estreno, género, comedia); Mi Cama tiene tres lados (comedia); Anabel, La Princesa Encantada (Estreno, género, teatro infantil) y en su sábado musical, Retruque (“creativo puente de unión entre la música académica y el folklore”). Por su parte, la Sala de Teatro Luisela Díaz, ofrece Por qué somos como somos (monólogo humorístico) y Pinocho y la Princesa Belleza (género infantil).

Para el caso de Trasnocho Cultural en sus espacios referidos al Espacio Plural y Teatro Trasnocho, la oferta para el lapso comentado es: Ciertas condiciones aplican (género, comedia de Javier Vidal y dirigida por Moisés Guevara); De todos modos (pieza de José Simón Escalona y escenificada por el grupo Theja); La lección de Pirita de Roblán Piñero bajo la productora KJC y Piso 9 escrita y dirigida por Mariana Cabot. Esta también lo propuesto por Escena 8 con el estreno (hoy 16.07.2010) del esperado montaje Actos Indecentes (drama) dirigido Moisés Kaufman bajo la tutela de la productora Palo de Agua.

Aparte, en una sección pagada del mismo periódico está la oferta del Teatro Chacaito quien anuncia a su público habitúe sus comedias para adultos e infantiles: Una loca voló y en chacaito cayó; Que nochecita y En chavo en funciones. Finalmente –y esto fuera de los anuncios pagados- está como promoción de algún que otro evento escénico como el caso de la comedia Vida equivocada en el Teatro del Colegio Francia (Urbanización La Carlota) donde el actor Salomón Adames personifica “a un turco aspirante a campeón de boxeo en el Kid Popsicle bajo la dirección de Leoner Ramos ”

Coda: Caracas ostenta una amplia variedad de propuestas escénicas, musicales, plásticas entre otras que bien vale la pena estar atentos. No se diga que “¡Acá no pasa nada!”, porque es un extraño boomerang que le podrá golpear. Ah!, claro!, está la razón que se esgrime: ¡Una cosa en cantidad; otra, calidad! Pero de que hay oferta cultural, artística y espectacular, la hay.

1 comentario:

Juan Carlos Marquez Leon dijo...

Excelente reseña sobre el mundo del teatro, nuestro teatro, las actividades, nuevas formas adpatadas a una sobrevivencia y pese al tiempo, el teatro está dandolo todo y demostrando qué el arte consigue reinvertarse.